El cordero

Mestre de Taüll - Arc de l'Anyell apocalíptic de Sant Climent de Taüll - Cap a 1123
 

El cordero

 

El cordero

La oveja que todavía no tiene un año de vida, desde la antigüedad es uno de los animales predilectos para los sacrificios. Por eso la tradición cristiana la ha relacionado con el sacrificio de Cristo, como en las pinturas de Santa Maria de Taüll o en las de Sant Cristòfol de Toses. Desde los primeros tiempos del cristianismo tiene fuerte contenido simbólico: Cristo es el Cordero de Dios y el buen pastor que cuida del rebaño. En la plástica románica los podéis ver en cruces, como la de Bagergue, o en pinturas murales.
Una de las imágenes más impactantes es el cordero de la clave de bóveda de uno de los arcos preabsidal de la iglesia de Sant Climent de Taüll. Esta representación del animal con siete ojos que lleva el libro de los siete sellos corresponde a una imagen de la manifestación de Dios descrita en el Apocalipsis. Es una de las más populares de la pintura románica y responde a la consideración de Cristo como verdadero cordero pascual inmolado para la salvación de la humanidad.