Jaime el Mayor

 

Jaime el Mayor

 

Jaime el Mayor

Jaime el Mayor, llamado así para distinguirlo del otro apóstol homónimo, cuenta con un papel destacado en los evangelios y muere decapitado a Jerusalén. Una gran relevancia le viene dada a partir de la leyenda que le considera evangelizador de la península Ibérica y sitúa su sepulcro a Santiago de Compostela, lugar que, por ese motivo, a la edad media se convierte en uno de los principales centros de peregrinación.

 

En relación con ésta historia, su imagen más frecuente es la de un peregrino, con sombrero de alas anchas adornado con la concha (venera jacobea), un bordón y el zurrón, entre otros elementos.