Casa Amatller

 

Casa Amatller

 

Casa Amatller

El piso principal de la Casa Amatller, en passeig de Gràcia 41, fue decorado por Puig i Cadafalch, encargado de transformar todo el viejo edificio que había comprado el industrial chocolatero Antoni Amatller i Costa, entre 1898 y 1900. El arquitecto y decorador también se encarga de las luces y el mobiliario, entre los cuales el banco, la luz del techo, el perchero y los pedestales construidos para acoger la preciada colección de vidrios del propietario, explotan al máximo el potencial de las artes decorativas.

En el mobiliario destacan los laboriosos procedimientos de la talla, con motivos trebolados y los calados característicos de la ornamentación, que recrean el arte gótico. Todo el edificio es un ejemplo de cómo se fijan en la tradición las formas del modernismo. La forma exterior también es una lectura personal del gótico y de los palacios de los Países Bajos. Además, en el vestíbulo de la Casa Amatller encontramos una decoración que recuerda a los estilos plateresco y mudéjar, con lámparas y vidrieras.

Esta unidad entre interior y exterior muestra uno de los puntos fuertes de toda la decoración modernista: la compenetración entre decoración y arquitectura, que crea una sensación de entorno unificado. 

 

Interior Casa Amatller

 

 

Lámpara de techo con decoración floral