Una nueva industria

 

Una nueva industria

 

Una nueva industria

Las exposiciones de industrias artísticas que se organizan periódicamente desde finales del siglo XIX estimulan las relaciones entre arte e industria. A raíz de la Exposición Nacional de Industrias Artísticas de 1892, se crea el Centro de Artes Decorativas, a semejanza de la Union Centrale des Arts Décoratifs de París Esta entidad, embrión del futuro Fomento de las Artes Decorativas (FAD), la integran una buena nómina de artistas que serán figuras clave del modernismo. También son importantes los talleres de industrias artísticas liderados por el mueblista Francesc Vidal, donde se formarán artistas de diferentes ramas de las artes decorativas.

La importancia de esta cultura de talleres se pone de manifiesto con iniciativas como la del Castillo de los Tres Dragones, en la Cuitadella, montado por los arquitectos Domènech i Montaner y Antoni M. Gallissà en el restaurante de la Exposición Internacional de 1888: se experimentan y se perfeccionan los oficios tradicionales como la cerámica, la forja o las vidrieras. Otras grandes exposiciones, como la Universal de París de 1900 o las exposiciones internacionales de bellas artes, son motores que impulsan y fomentan esta actividad, sin olvidar la actividad que generan los talleres de artistas. 

 

Biombo
Esta obra está seleccionada para el proyecto «Partage Plus – Digitising and Enabling Art Nouveau for Europeana»

PartagePlus