Lluïsa Vidal

Retrat de Carlota Vidal, Lluïsa Vidal, cap a 1906
 

Lluïsa Vidal

 

Lluïsa Vidal

Lluïsa Vidal (1876 – 1918) fue una figura destacada del modernismo y su obra fue muy reconocida en vida. En una época en que a menudo las mujeres se dedicaban casi exclusivamente a pintar flores, ella pintó todo lo que le rodeaba, como hacían sus coetáneos varones. Se dedicó exclusivamente a la pintura costumbrista y al retrato, donde la mujer era total protagonista.

Las críticas que recibió a lo largo de su vida le recriminaban que pintaba con demasiada fuerza, con demasiada creatividad, con un impulso demasiado varonil. Pero Lluïsa Vidal no pinta a la mujer como objeto de la mirada masculina, sino que, a lo largo de toda su obra, se dedica a retratar el interior del universo femenino con sencillez y autenticidad.

Probablemente era la primera mujer en Barcelona y de las pocas de Europa que podía vivir de su arte, entre sus pinturas y las clases que impartía en su propia academia. Participó del movimiento feminista, colaborando con la revista Feminal y con el Institut Català de la Dona. Después de su muerte cayó en el olvido y, aprovechando la calidad de sus pinturas, varias veces se ha cambiado la firma de sus obras por la de artistas más cotizados en el mercado. En las últimas décadas, se han hecho estudios extensivos de su vida y obra para volver a recuperar y hacer justicia a esta personalidad del modernismo catalán.

 

 

Retrato de Carlota Vidal, Lluïsa Vidal, hacia 1906

 

Otras obras de la artista en el catálogo online: Autorretrato; Las amas de casa y Retrato de Marta Vidal Puig

 

Descubre, también, “Lluïsa Vidal, una mujer artista en un mundo de hombres” en el Blog del Museu.