¿Por qué no puedo tocar las obras?

¿Por qué no puedo tocar las obras?

Dejaríamos restos de suciedad y grasa de las manos sobre las obras, y se podrían dañar. Además, podríamos rallar o borrar información importante de la superficie y, con el tiempo, acabaríamos desgastándolas.