Diego Velázquez. San Pablo, hacia 1619